miércoles, abril 29, 2009

Religión y Trastorno Bipolar

Cuando yo era niño y joven adolescente, era una persona muy religiosa. He pensado que soy bipolar desde niño porque recuerdo bien un momento en el que me sentía "escogido" o "llamado" para "hacer algo grande" en términos religiosos. Tenía unos nueve años, porque escribí la experiencia en las páginas al final de una Biblia infantil (ilustrada) que me habían regalado para mi primera comunión, que hice cuando cumplí los ocho años. Ahora interpreto ese momento como un episodio de manía. No llegó a psicosis porque no escuché ni vi nada especial. Era simplemente una sensación de alegría y optimismo desmedidos. A lo mejor de grandiosidad...

Puede ser que el detonante de la enfermedad fue un episodio de grandísimo estrés que vivimos con toda mi familia. Un fin de semana salimos de paseo al interior del país y cuando regresamos a casa, de noche, habían tres hombres armados y encapuchados esperándonos dentro de la misma. A mi mamá, a mis hermanas y a mí nos amarraron y encerraron en un cuarto. A mí papá lo golpearon para forzarlo a que les firmara un cheque. Fueron horas dramáticas hasta que una persona conocida llegó a la casa para hablar con mi papá y se dio cuenta de lo que ocurría. Pidió ayuda y nos rescataron.

Para mi mamá ese año fue aún peor porque sufrió la muerte de mi abuelita, su mamá. Ella acepta que desde entonces necesita tomar pastillas para dormir. También, desde esa época no ha dejado de buscar respuesta a sus problemas en grupos religiosos (primero católicos y evangélicos, y ahora más en otras creencias orientales).

En el grupo de jóvenes bipolares me di cuenta que en varios casos las creencias religiosas interaccionan con los episodios maníacos. Las personas se creen especiales, escogidas por Dios y hasta se ponen a predicar para salvar al mundo. Yo tuve mi época de "ministerio" y me duró tres años (como a Cristo, aunque él lo tuvo que dejar porque lo mataron, por ¡¿"voluntad del Padre"?!). Una de las canciones que cantábamos con mis hermanos en la fe, era la siguiente:

"El profeta" (Jeremías 1,4-10)

Antes que te formaras
dentro del vientre de tu madre,
antes que tú nacieras,
te conocía y te consagré
para ser mi profeta,
de las naciones yo te escogí.
Irás donde te envíe
y lo que te mande proclamarás.

Tengo que gritar,
tengo que arriesgar,
¡ay de mí si no lo hago!
¿Cómo escapar de Ti?
¿Cómo no hablar si tu voz
me quema dentro?
(bis)

No temas arriesgarte,
porque contigo yo estaré.
No temas anunciarme,
porque en tu boca yo estaré.
Te encargo hoy mi pueblo
para arrancar y derribar,
para edificar,
destruirás y plantarás.

Ahora les digo a ellos que muchos de los profetas del Antiguo Testamento, y probablemente el mismo Jesús, eran bipolares. Puede ser que la primera estrofa de la canción hace referencias al factor genético de la enfermedad. Y la última a la conducta bipolar, algunas veces agresiva (para arrancar y derribar) y otras veces creativa (para edificar y plantar). No lo sé, pero me intriga. Seguramente las visiones de los profetas eran episodios de psicosis en los que creían que Dios les revelaba su misión. Recordemos el pasaje de Jesús cuando sumamente irritado y con látigo en mano expulsó a los mercaderes del Templo (Juan 2, 13-17).

Como estos ejemplos, estoy seguro que puedo encontrar cientos de casos en la Biblia y se podría elaborar un diagnóstico psiquiátrico de los personajes. A lo mejor esto da pistas para el rastreo del gen o genes de la bipolaridad. Un investigador me dijo que a la América Latina había llegado por españoles con raíces judío-sefarditas. He investigado mi árbol genealógico y me he asombrado de la cantidad de apellidos hispanos que son considerados precisamente de origen sefardí.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

"Yo os saludo y agradezco que vivan", saludo árabe que Bill o Bob de la agrupación A.A. dió en su último mensaje.
Bueno pasando a este tema de bipolaridad, no puedes decir que Jesús haya sido Bipolar, no tienes pruebas. Y en la parte de ¿Voluntad del Padre? de cuando Jesús murió si fue su voluntad, Jesús murió por nosotros porque esa era su misión, a eso vino a este mundo a enseñarnos a amar y a ser como él. Con respecto a la bipolaridad mi hna. padece de este tipo de transtorno, es por tal motivo que entre a este blog y porque me interesa saber más y conocer diversas opiniones, saludos...

Rodolfo Ernesto Vides Alegría dijo...

Científicamente tiene mucha lógica este artículo pero ya trata sobre temas de carácter personal al estar tildando a JesuCristo de bipolar.
En dos, de las varias, experiencias sobrenaturales que he tenido ha estado alguien, la misma persona, presente y puede dar fé de lo que pasó; NO fueron alucinaciones mías. Tampoco fue en época maníaca ni depresiva. Con el tiempo me ha sido confirmado lo que ví y otros detalles MUCHO más elaborados que son de fé.
¿Será que "en nombre de la ciencia" se está buscando como quitar la fé a las personas ahora?
¿Cómo está tu fé?
"Si tuvieras fé como un grano de mostaza le dirías a la montaña que se arroje al mar y así sería hecho".

Romina76 dijo...

Rodolfo: Estudio Historia de la Ciencia hace varios años y siempre llego a la conclusión de que la mayoría de los científicos eran hombres que no creían en Dios.Entonces es muy cierto lo que dices, en nombre de la ciencia, muchas personas intentan quitarnos la fé.
Veía un programa el otro día, acerca del origen del universo y constantemente hacían comentarios del estilo : No fué Dios.
Esto me irritó demasiado ya que los medios de comunicación no deberían intervenir con las creencias de la gente, no de esa manera.
No se si Jesús fue bipolar o no, me gusta pensar que fue un revolucionario que luchó por sus ideales. Pero en cuanto a sus seguidores, creo que se convirtieron en fánaticos. Y el fanátismo nunca es bueno.
Esta es mi humilde opinión y espero no ofender a nadie.
Romina

Anónimo dijo...

A mí me parece interesante el relacionar a los profetas (también por qué no Jesús) con este trastorno. Cuando era chico también era sumamente creyente. Me he sentido bastante identificado con el post. De grande fui oscilando de un completo ateísmo científico-psicológico, es decir llegué a ser realmente "progre" a de nuevo sentir (con experiencia y todo) fuertes impulsos religiosos... ES COMPLICADO, ya que en un episodio maníaco, el más fuerte que tuve en mi vida(espero que sea el último) de manera bochornosa ASUMÍ EL ROL DE PROFETA. Mezclé todo con numerología y diversos zodíacos y ahí iba yo no solo predicando, si no también "repartiendo latigazos", como lo del templo pensando que hacía justicia, que a las personas indirectamente les hacía un bien!. Lo peor es que lo hice todo público por las redes sociales... Un auténtico bochorno! Ahora creo que las creencias hay que tomarlas con pinzas y que sin duda es criminal creerse superior a alguien, creerse un elegido! CUIDADO CON ESAS COSAS! Llegué a tener extrañas, no sé si visiones, pero si confirmaciones numerológicas, simbólicas, lo que sea encajaba...
El delirio es creer que uno lo sabe todo y es SU DEBER iluminar a los demás... Ese ha sido mi peor ataque de euforia.
De manera que creo que sí, que a esta gente les pasaba y es un poco oscuro el tema religioso porque HABILITA todas estas locuras, te dice ¡Sí! lo que pensás está bien...
En fin, hoy ni siquiera pienso en eso de los números ni la religión, tengo mis ganas de ser bueno e intento permanecer tranquilo.

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Gracias por tu comentario! Si, yo estoy bastante convencido que la religion podria ser fruto de este tipo de enfermedades mentales, y una vez institucionalizada los retroalimenta, les da contenido.

En el video que subi recientemente del comediante Walters, el cuenta que en algun momento se creyo ser Jesucristo! Dice que no hay droga mas fuerte que lo suba a uno a ese nivel de delirio!

Anónimo dijo...

Hola, Muy interesante la reflexión, decirte que yo también padezco T.A.B del tipoI...y como no..Yo ya desde niño sentía una conexión con algo parecido a un "Dios" a un Todo, una especie de conexión Universal...ya desde muy niño me sentía parte de algo que me conectaba con ese universo...Recuerdo que al escapar de situaciones que vivía como extresante-incapacitante (social) solía huir al campo, dónde podía encontrarme en la soledad de la naturaleza y encontrarme con esa otra realidad, dónde parecía no transcurrir el tiempo dónde yo y la pequeña hormiga, la mariposa que batía sus alas... éramos una misma cosa, o por lo menos había algo que me resultaría muy difícil de definir que hacía que formáramos parte de aquello que recuerdo como mágico...En esas situaciones me sentía como "El Rey del Mundo"...Parecía como si los animales, árboles, viento, respiraran en sincronía con mi corazón con mi sentimiento.. Pero entonces era sólo un niño y para los tiempos en que nací...se tradujo en Castigos, reprimendas y más castigos. Y más bien me verían como un demonio..Pero sí estoy muy de acuerdo con lo que dices y con lo peligroso que nos és para algunos. Un fuerte abrazo...

Corina dijo...

Les recomiendo a todos de corazón que lean el libro "Verónica decide morir" de Paulo Coehlo es una novela preciosa en la que se desestigmatiza a los "lunáticos" y se presenta una mirada poética del mundo desde nuestros ojos revelando una sensibilidad y una autenticidad profunda que nos cataloga como soñadores irreverentes que luchan contra la corriente y que se apropian e involucran con cambios ideales en busca de un mundo mejor. No creo que tampoco sea del todo bueno cortarnos las alas naturales que Dios, la naturaleza, el universo como quieran llamarlo nos brindó en este mundo. Recuerdo un psiquiatra que tal vez sin mala onda y tal vez con buena intención me dijo: eso de sentirte diferente, de sentir que lo puedes todo, esa grandiosidad no eres tú, es parte de tu enfermedad. Estuve a punto de dejar la universidad, estuve a punto de creer que todos mis sueños y mi ímpetu por creer que puedo aportar en generar un mundo mejor en medio de la sociedad castrante en la que vivimos, no sería posible total no era yo sino, "producto de mi enfermedad". Pero saben no lo hice me arriesgué y pensé desde un plano espiritual y revisando la biografía de personajes asociados a este trastorno que es muy coherente decir que los bipolares en cierta forma "somos personas tocadas por un don" que esta mística e idealismo irreverente es muchas veces necesario en una sociedad que lo que busca es clasificar y estandarizar a las personas. No, me resisto a pensar que realmente mis sueños e ideales son utopías generadas x un cerebro dañado. No lo creo porque siento las personas como nosotros somos más que eso y no veo nada negativo en pensar que desde Jesús hasta muchos santos importantes de la iglesia pudieron según algunos signos históricos ser bipolares, me parece coherente e inclusive reconfortante.

Corina dijo...

Nuestras múltiples historias de vidas podrán ser totalmente un espiral de múltiples emociones pero es en esencia una particularidad que aporta a nuestro mundo una mirada distinta en la cual debemos buscar quitar el estigma social con el cual debemos cargar. Cuántos de nosotros estaríamos sin empleo si hiciéramos público para todos nuestra condición. Yo tengo el orgullo de decir que no me deje cortar las alas, sí acepté mi condición y por ello mismo reconocí que mis locuras eran parte de mi esencia y que anular esa parte de mi era rechazar una parte de mi ser. No, no podía hacerlo, sufrimos muchísimo, cada crisis nos agota pero todo en este vida tiene un sentido inclusive sin meter la religión en esta reflexión el universo funciona bajo la lógica de causa y consecuencia y de la búsqueda del equilibrio. Einstein dijo algo más o menos como: "Yo no sé si Dios existe, pero si sé que en este mundo existe energía positiva y negativa". Los seres humanos somos duales depende de nosotros que energía atraer para nuestras vida. No considero "locura" estoy segura que nuestra sensibilidad nos define como personas únicas, como personas presentes en este mundo para hacer de él un lugar mejo" y quizás ello, a costa del sufrimiento en el que nos vemos envueltos, pero vale la pena, no por ser mejores que los demás sino simplemente diferentes. Por ello, yo no creo que sea ofensivo que Jesús y muchos santos hayan podido ser Bipolares, en todo caso es un misterio pero como lo digo anteriormente aquella posible condición por el contrario me parece coherente y acorde a la espiritualidad de quienes sentimos que Cristo fue un luchador que sembró en este mundo la esperanza de construir un lugar mejor "esa locura que nos invade" si bien nos cuesta nuestro sufrimiento personal y familiar en muchos casos, es un sacrificio para luchar y seguir apostando por un mundo mejor. Por algo, grandes personajes de la historia han sido bipolares y han aportado mucho a este mundo si su "grandiosidad" solo hubiese sido producto de su trastorno en legado histórico que de ellos tenemos simplemente no existiría. Finalmente, cierro diciendo que no pretendo decir que todo de maravilla, sufrimos y mucho, debemos reconocer que hay q controlar nuestra trastorno y no ir al extremo de dejarnos controlar por él, medicación, terapia, meditación, espiritualidad cualquiera sea el método q elijamos bien, pero también no neguemos esa autenticidad, esa sensibilidad que nos redefine. Por ello, no por no encajar en el sistema siempre seremos los irracionales, muchas veces lo que anhelamos y defendemos es tal vez lo más coherente y cuerdo, pero simplemente poco apropiado para la sociedad poco inclusiva en la que nos encontramos, en la cual, lo diferente muchas veces es rechazado por una cuestión relacionada al ego y al poder, en la cual, a muchos les aterra la idea de pensar en cambios grandes por miedo a romper con el status quo actual que ni bien ni mal pero al menos le otorga seguridad y mayor control. No ser soñadores no es malo, ser bipolar tampoco, simplemente somos como somos y ya, duales como todo ser humanos pero especiales como solo nos tocó a nosotros, a ver si poco a poco vamos descubriendo el sentido de nuestra vida. Termino diciendo, contra todo pronóstico racional y por mi historia personal de vida de mil y un detonantes desde mi temprana edad.

Corina dijo...

No obstante, en mi contracorriente constante terminé con honores mi carrera en la Pontificia Universidad Católica del Perú, 1er puesto de mi promoción, soy madre de dos niños maravillosos, tengo un esposo que me apoya, una familia unida y un trabajo que me vincula constantemente con el cambio social xq trabajo proyectos de desarrollo social con enfoque participativo genuino. No todo es perfecto, lucho cada día por despertar y no dejarme vencer por alguna crisis inesperada por el día a día de la intensidad de mi trabajo que lucha contra el status quo, pero lo hago, mi lucha diaria me permite decir con orgullo que soy una soñadora que se agota, se desgasta pero sigue en pie luchando cada día porque no me corten las alas y no es delirio es aceptación de mi esencia y de encontrar en mi condición el propósito de mi vida, la causa y consecuencia por la que a mí y muchos de nosotros nos tocó ser bipolares, difícil, desgastante, pero tal vez muy necesario para este mundo desde ayer, hoy y siempre. Un abrazo a todos...

Anónimo dijo...

El trastorno bipolar no es una enfermedad. Slds

Anónimo dijo...

hasta otras localidadades sin detenerme y a todos los saludaba y pregonaba la palabra de Dios un día llegué a estar 2 días enteros caminando hasta otra localidad hasta que me paró la policia y me dejó a 40 cuadras de mi casa. llegó un momento en que me internaron mis familiares porque ya no sabían que tenía no lo entendían al principio pensaron que había cambiado para bien pero después se preocuparon y decidieron llevarme a un psiquiatrico me internaron ya el primero día me dejaron 3 días dormido para cuando me levanté no sabía ni como carajo había llegado al hospital me puse como loco (auqnue ya estaba) y me volvieron a dormir de nuevo después de eso no recuerdo nada más estuve como 3 meses internado solo recuerdo ciertas cosas como que jugabamos a el truco argentino con los enfermeros y guardias los que mejor nos portabamos a la noche y me acordaba de los programas que veíamos en la tele en el psiquiatrico y de los ravioles que comiamos XD bueno habían esquisofrenicos conmigo y decían y unop decía que el era Jesucristo y que yo era el Hijo del hombre, y yo me lo creí porque todavía no estaba sano salí y seguí creyendome un profeta pero estaba medicado y ya no salía a predicar entonces no sé me fueron bajando la medicación cada vez más hasta que me dejaron 1/2 pastilla de olanzapina y bueno después me convencí de que solo era un simple mortal y que no era especial entonces ahí pude dormir en paz sin escuchar a "Dios" y sin tomar ninguna pastilla. Ahora soy como siempre fuí pero ni pienso en Dios, siento que pensar en él me enfermó

Anónimo dijo...

(parte 1) se publicó alrevez Hola que tal mi nombre es Emmanuel, siempre he creido en Dios desde chico como la mayoría de los que comentaron. También me sentía especial pero creo que indirectamente porque no tenía ninguna alucinación ni delirio ni cosa semejante, solo creía en Dios y me no sé me "enorgullecí" de llamarme Emmanuel en algún momento pero después lo odié, me dijeron que significa "Dios Con Nosotros" mi nombre, un montón de veces desde chico me lo dijeron los fanaticos, Resulta que como a los 18 años casi 19 tuve una situación no sé si traumatica pero si fué jodida, se inundó todo la ciudad el 2 de Abril de 2013 la ciudad de La Plata/Republica Argentina. En algunos lugares el agua llegó a 2 metros o más, tapando completamente las casas. Ese día yo había ido a trabajar y me agarró toda la tormenta en el camino me tuve que ir caminando de el trabajo a mi casa (unos 8 km) porque mi jefe se había quedado con el auto por el temporal, resulta que en el camino ví autos tapados al punto de que se les veía solo el techo con gente adentro y yo sin hacer nada, me encontraron los de defensa civil y me llevaron a mi casa cuando ya estaba como a 2km de mi casa, después de eso yo volví a mi trabajo pero ya no era el mismo, era más activo, tenía energía todo el día, filosofaba sobre la vida con los compañeros de la obra XD, les hacía bromas, cantaba, no dormía ni descanzaba, era más eficiente en el trabajo y resolvía todo más rapido, un día no fuí a trabajar porque mi jefe tenía que ir a comprar unos materiales para seguir y entonces no había nada para hacer (yo era ayudante de electricista) me quedé en mi casa (odiaba no ir a mi trabajo me gustaba realmente y disfrutaba ese trabajo) y bueno estando tan al pedo (aburrido) oí una voz que me dijo que le rompiera la pantalla a mi pc, la rompí con un alicate. Y después de eso ví un montón de colores en mi pantalla lo normal una vez que rompes un tipo de esas pantallas de portatiles, eran todos los colores como los de los hippies también habían muchas partes negras y blancas, sentí un pensamiento (creía que Dios me lo decía) que me dijo que apretara la pantalla la apretaba y lo blanco se oscurecía, entonces apretaba lo negro y este se ponía blanco o de colores, yo escuchaba que "Dios" me decía que lo que pasaba en el Universo era como lo que pasaba en la pantalla, lo blanco era su reino y lo de color negro y colorido era de el diablo, entoncés "me dijo" ves eso de color es el intento de Satanas de remediar lo que hizo cuando fue expulsado de el Cielo, intentó hacer cosas buenas por eso los colores y no directamente el color negro, pero no fueron suficientemente buenas sus obras por eso no llegaron a ser blancas. Realmente después de eso me creía que era un elegido de Dios y que Dios me decía eso para que lo ayudara (como si lo necesitara) porque según la voz en mi cabeza el usaba a algunas personas porque no podía manifestarseles a todos directamente sino por medio de otras personas consagradas y empecé a predicar todo el día por las calles todos los días salía y les predicaba a las personas a todos! absolutamente a todos les decía que Dios los amaba. No tenía verguenza, ni cansancio, ni miedo, ni sueño, nisiquiera frio o calor, caminaba kilometros y kilometros

Anónimo dijo...

Es peligroso mezclar esta enfermedad con religión,lleva a la confusión y generalmente al delirio psicótico,es conveniente creer en uno mismo,en el tratamiento que nos garantiza tranquilidad y lucidez que nos lleva a vivir una vida lo más digna posible.