domingo, diciembre 24, 2006

Depresión durante las Fiestas de Fin de Año

Un amigo, estudioso de la sociología de la religión, me dijo hace tres meses una frase que aun resuena en mi cabeza: "El principal obstáculo para la auténtica espiritualidad es la religión".

Hoy, 24 de diciembre, trato de reflexionar un poco sobre esa frase. Recuerdo que hace un año acompañé a mi esposa y a su familia a la misa de Navidad. No la pasé muy bien. De hecho, me aburrí mucho y mi mente se la pasó criticando al cura, quien no preparó su predicación. Así que este año he decidido no acompañarles. Me quedaré en casa escribiendo estas líneas, tratando de reconciliarme con mi ser espiritual.

A veces, estas fechas son propicias para deprimirse... Los recuerdos de la niñez afectan a muchas personas. El papá ausente, o el familiar alcohólico, o alguna otra tragedia son motivo suficiente para un "bajón". Es comprensible, el contexto nos ayuda a recordar.

Sin embargo, pienso que la depresión (unipolar o bipolar) podría explicarse por el estrés intrínseco de las fiestas. Compras de regalos, tránsito insoportable, problemas financieros, peleas familiares, e incertidumbre sobre un nuevo año que se aproxima. Además, las fiestas se prestan para abusos que no nos ayudan: desvelos, consumo de alcohol, y falta de ejercicio.

Personalmente, veo que mis seres queridos se afanan en la compra de regalos. Yo mismo me siento atrapado por la ola consumista. Quisiera escapar de ella, pero no puedo. A última hora me decido a comprar algún regalito para no decepcionar a quien lo espera. Esto de satisfacer expectativas definitivamente me estresa.

Por otro lado, estos días, mi familia vive con mayor intensidad la separación de mis padres. La organización para pasar con cada uno de ellos algún tiempo de calidad y no sentirnos "malos" hijos... es todo un estrés "Clase A".

En fin, una Navidad más. Un poco de nostalgia, pero nada serio. Anoche dormí bien, gracias a las pastillas que me recetó el doctor para casos de emergencia (zolpidem, Ambien en EEUU o Stilnox en América Latina). Así que estoy de ánimo para afrontar las 12 campanadas, pero no tanto como para ir a misa.

Sigo en mi lucha contra la religión, para encontrar la auténtica espiritualidad.

martes, noviembre 21, 2006

Ensayo y error: buscando los medicamentos adecuados

Quienes padecemos del trastorno afectivo bipolar sabemos que es una enfermedad que se puede controlar por medio de medicamentos. Además se necesita de otras ayudas, como la terapia cognoscitiva y los grupos de apoyo, un régimen adecuado de sueño, alimentación y ejercicio. Sin embargo, son los medicamentos lo que actúan directamente sobre los neurotransmisores y nos ayudan a regular el ánimo que puede ser afectado por el estrés de la vida. Algunos de esos medicamentos nos facilitan “apagar el cerebro” para poder descansar en las noches, y otros literalmente nos levantan el ánimo cuando estamos deprimidos.

Algunas personas le tienen miedo a los psiquiatras, precisamente porque recetan ese tipo de medicinas. Piensan, ayudando a reforzar el estigma, que sólo los “locos” requieren estar medicados. Pero, como dice mi médico, ser bipolar es como ser diabético, la enfermedad se puede mantener bajo control gracias a los avances de la ciencia, en este caso, de la farmacología. Aunque los medicamentos no tienen los mismos efectos en todos los individuos, se debe reconocer que tienen efectos secundarios que pueden ser muy molestos para los pacientes, como el aumento de peso, la falta de concentración, y la resequedad en la boca. Así que encontrar el medicamento adecuado para un individuo en específico es un largo y tortuoso camino caracterizado por el ensayo y el error.

En mi caso personal, fui diagnosticado como “Bipolar II” en mayo del 2003 y empecé a tomar Epival (el nombre comercial del ácido valpróico). Sus efectos inmediatos fueron estupendos: logré dormir ocho horas seguidas y amanecer bien descansado. El resultado fue un estado de ánimo bastante estable. El efecto secundario no deseado fue un repentino aumento de peso (25 libras). Además, debía hacerme exámenes periódicos para determinar si no me dañaba el hígado.

Como a los diez meses, los exámenes revelaron algún riesgo para el hígado y parece que mi cuerpo empezó a reaccionar de tal forma que ya no me hacía efecto el medicamento. Tuve algunos episodios de hipersensibilidad a la luz y a los ruidos. Así que en consulta con mi médico decidimos cambiar de tratamiento.

Probamos entonces con la lamotrigina, pero los dolores de cabeza fueron inmediatos. Esta opción quedó descartada a las dos semanas de uso.

El siguiente medicamento a ser probado fue la gabapentina (mejor conocida en los EEUU por su nombre comercial: Neurontin). Esta me funcionó bastante bien durante casi dos años, pero su principal efecto secundario fue el aumento de peso.

El problema del peso ha sido una lucha constante. Hice una dieta durante seis meses que me ayudó a perder 15 libras. Pero la dieta también tenía efectos secundarios, pues pasar hambre me ponía de muy mal humor. Al dejar la dieta, recupere las libras en cuestión de un mes.

Por el problema del peso y porque últimamente cada mañana me despertaba con efectos de sedación (algo así como una “resaca”), decidimos con mi doctor intentar con otro medicamento. Así que entró en escena el Seroquel (nombre comercial de la quetiapina), pero el ensayo duró únicamente un mes. La “resaca” de la mañana era insoportable, no me permitía concentrarme en el trabajo y, para colmo, no dormía bien por las noches.

Así que hace una semana regresé al Epival ER. Ya me hice el examen de transaminasas. Espero que mi hígado tolere el ácido valpróico.

Mi familia, como es natural, se preocupa por los efectos secundarios. Todo mundo me pregunta por el sobrepeso (que en realidad ya es obesidad tipo I), pero no puedo explicarles a todos la razón fundamental. Así que además de lidiar con la estigmatización por tomar medicamentos, debo asumir los daños colaterales que la medicina actual puede causar al intentar controlar otro problema.

Por el momento sigo dispuesto a ensayar y a aprender de los errores.


INFORMACION:

Ácido Valpróico

Lamotrigina

Gabapentina

Quetiapina

lunes, octubre 16, 2006

lunes, octubre 02, 2006

Amar a alguien con trastorno bipolar

Libro recomendado

"Loving someone with bipolar disorder: Understanding and Helping your partner" de J. Fast y J. Preston. New Harbinger Publications, 2004.

Comentarios

Me gusta el estilo de este libro pues provee consejos prácticos.

miércoles, septiembre 27, 2006

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es un desorden mental que comprende tanto episodios de severa depresión como de manía.

Anteriormente, el trastorno bipolar era conocido como enfermedad maníaco-depresiva.

El afecto de las personas que lo presentan usualmente cambia. Por momentos se pueden sentir exaltadas, elevadas e irritables, pero luego puede haber tristeza o desesperanza, con estados de afecto normal entre un episodio y otro. De manera típica, el trastorno bipolar inicia en la adolescencia o en la adultez temprana y continúa a través de la vida.

Investigaciones recientes, desarrolladas por la Dra. Janice A. Egeland, del Escuela de Medicina de la Universidad de Miami, establecieron mediante las historias clínicas de 58 adultos diagnosticados, que algunos síntomas con frecuencia comienzan en los primeros años de vida. Este es un hallazgo importante, pues los pacientes que sufren este problema generalmente son diagnosticados en los últimos años de la adolescencia o entrando a la década de los 20 años, cuando ya están bien establecidos los patrones de cambios cíclicos en el estado de ánimo.

Tomado de folleto informativo de la Oficina del Proyecto Bipolar, Universidad de Costa Rica
Apartado postal: 2060-1000, San Pedro de Montes de Oca, San José, Costa Rica
Teléfono: (506) 280-2013
Fax: (506) 207-3190

¿Cuáles son sus características?

En el trastorno bipolar existen ciclos de manía y de depresión.

Signos y síntomas de manía:

• Incremento de energía y actividad, ausencia de cansancio, incremento en la velocidad de los pensamientos y del habla.

• Sentimientos de euforia.

• Extrema irritabilidad, distracción.

• Disminución de la necesidad de dormir.

• Creencia excesiva sobre las propias habilidades.

• Juicios desacertados.

• Conducta diferente a la usual.

• Incremento en el deseo sexual.

• Abuso de sustancias como cocaína, alcohol y medicamentos para dormir.

• Comportamiento provocativo, y agresivo.

• Negación de que algo esté mal.

Signos y síntomas de depresión:

• Tristeza, ansiedad y vacío afectivo.

• Sentimientos de culpa, desesperanza o pesimismo.

• Pérdida de interés en las actividades habituales, incluido el deseo sexual.

• Disminución de la energía, sentimientos de fatiga, lentitud.

• Dificultad en la concentración, la atención y la memoria.

• Dificultad para tomar decisiones.

• Cansancio e irritabilidad.

• Alteraciones en el sueño.

• Pérdida de apetito y pérdida o ganancia de peso.

• Dolor crónico o síntomas físicos persistentes que no son causados por enfermedad física.

Estas características del trastorno ayudan a pensar que los diferentes estados de ánimo, sean estos propios de la manía o de la depresión, son diferentes fases de una sola enfermedad. La persona afectada transitaría entonces desde una severa depresión, una depresión moderada o incluso depresiones leves y cortas, pasando por un estado normal, hasta estado hipomaníacos y maníacos.

Algunas personas que no reciben tratamiento para trastorno bipolar pueden tener depresiones severas y un solo episodio de hipomanía. En el otro extremo, los síntomas de manía pueden ser el gran problema con períodos depresivos poco frecuentes. También es posible que los síntomas de manía y de depresión ocurran en un solo episodio.

La persona que tiene el trastorno bipolar debe reconocer los diferentes estados de ánimo. Esto le ayudará a recibir un tratamiento adecuado y a evitar las consecuencias dolorosas de esta enfermedad, entre las cuales se encuentra el deterioro en sus relaciones interpersonales, la pérdida de empleo y, en algunos casos, el suicidio.

Tomado del folleto informativo de la Oficina del Proyecto Bipolar, Universidad de Costa Rica
Apartado postal: 2060-1000, San Pedro de Montes de Oca, San José, Costa Rica
Teléfono: (506) 280-2013
Fax: (506) 207-3190

Investigación sobre el Trastorno Bipolar

¿Cómo se investiga?

Varios grupos científicos alrededor del mundo examinan a pacientes con el trastorno bipolar, y a sus familias, para tratar de localizar genes de susceptibilidad los cuales promueven la aparición de este trastorno, para entender el papel de estos genes y encontrar la mejor manera de desarrollar un tratamiento.

Hasta la fecha ningún centro de investigación en el mundo ha logrado descubrir los mecanismos de transmisión de la enfermedad. El desarrollo de la tecnología, en la actualidad, acerca más rápidamente a los científicos a este conocimiento.

La investigación para la localización de genes de susceptibilidad incluye un trabajo de laboratorio de alta complejidad.

¿Cuáles son los resultados más recientes de la investigación?

El Centro de Investigaciones en Biología Celular y Molecular de la Universidad de Costa Rica, en colaboración con la Universidad de California en Los Ángeles, desarrolla desde hace varios años una investigación sobre el trastorno bipolar.

En Costa Rica se han analizado dos tipos de muestras de ADN: unas provenientes de familias con muchos parientes diagnosticados como bipolares severos (BPI) y otras provenientes de pacientes aislados, referidos por psiquiatras de los hospitales nacionales (Hospital Nacional Psiquiátrico y Hospital Calderón Guardia), además de pacientes que han acudido por su propio interés.

El análisis de las familias CR001 y CR004, que resultaron distantemente relacionadas, reveló un sitio prometedor en el brazo largo y otro en el brazo corto del cromosoma 18. El sitio identificado en el brazo corto, ligado al desorden bipolar, es compartido por muchos de los pacientes aislados y ha sido analizado con detalle por medio de la secuenciación del ADN en esa región del cromosoma 18. Varios genes (regiones codificantes del genoma) fueron identificados como potenciales causantes de la susceptibilidad a la enfermedad. Se detectaron variantes (de una solo letra) al comparar el ADN de pacientes diagnosticados con controles no afectados de la familia y de la población total. Sin embargo, no se detectó mutación alguna que estuviera presente de modo consistente en los miembros afectados de las familias y en la muestra no emparentada.

Actualmente se explora el sitio en el brazo largo del cromosoma 18, que también ha sido secuenciado, para poder buscar mutaciones en la muestra de persona afectadas. Los resultados de las secuenciaciones se están analizando para determinar si existen mutaciones en alguno de los 14 genes que se encuentran en la región crítica que hemos identificado. Se espera completar esta labor en el mediano plazo.

Un barrido genómico de un total de 247 pacientes, con uno o ambos padres, ha revelado otro sitio prometedor en el brazo corto del cromosoma 5 que también requerirá mayor atención, incluyendo probablemente la secuenciación de algunas regiones de este cromosoma. Estos hallazgos ya han sido publicados en revistas científicas y presentados en congresos de genética y otros campos de la salud. Estas publicaciones se citan en las referencias bibliográficas y se encuentran disponibles en la Universidad de Costa Rica.

En Costa Rica cada paciente es entrevistado por un psiquiatra, a la vez que se le invita, lo mismo que a sus padres, a donar una pequeña muestra de sangre. Esta muestra se somete a un análisis riguroso junto con muchas otras, para determinar los factores genéticos o hereditarios que pueden predisponer al desarrollo del trastorno. La participación de las personas en este tipo de investigación es totalmente voluntaria y se resguarda el anonimato y la confidencialidad de la información que brindan.

Para cumplir con normas éticas necesarias, cada paciente participante debe firmar una fórmula de consentimiento informado mediante la cual se le explican los propósitos del estudio y toda aquella información de interés para que él o ella y sus padres, cuenten con toda la seguridad que el estudio les ofrece.

Los resultados del estudio genético no se ofrecen individualmente a cada paciente o a su familia. Esto se debe a que duchos resultados son producto del análisis de una gran cantidad de muestras que posiblemente estén disponibles luego de meses o incluso años de investigación.

No obstante, por su participación el paciente puede ser referido a un especialista para el tratamiento respectivo. También puede recibir boletines informativos periódicamente sobre los avances en las investigaciones al brindar su dirección, número de fax o dirección de correo electrónico a los investigadores.

Tomado del folleto de la Oficina del Proyecto Bipolar, Universidad de Costa Rica
Apartado postal: 2060-1000, San Pedro de Montes de Oca, San José, Costa Rica
Teléfono: (506) 280-2013
Fax: (506) 207-3190

Información complementaria

Glosario

Afecto: se refiere al tono emocional que acompaña a determinadas manifestaciones de las personas. Un desorden afectivo es un desorden mental en el cual predomina una perturbación del afecto.

Barrido genómico: es el análisis de los 23 cromosomas que constituyen el genoma humano. Para esto se emplean marcadores genéticos, los cuales son regiones variables del genoma que permiten las transmisiones hereditarias.

Brazo largo y corto de un cromosoma: todos los cromosomas tienen un brazo corto, designado como p, y uno largo designado como q.

Genes de susceptibilidad: son genes que no son absolutamente determinantes pero que aumentan la probabilidad de que se presente una enfermedad.

Hipomanía: es un estado caracterizado por períodos en que el optimismo, felicidad, alegría y actividad crecen, junto a un descenso en la necesidad de dormir. Oscila entre la euforia normal y la manía. Algunos individuos muestran un aumento en la creatividad, en tanto otros presentan signos de irritabilidad y juicio empobrecido.

Mutación: es un cambio en la constitución hereditaria, la cual causa diferencias transmisibles permanentes entre las características de un individuo y las de sus padres. Las mutaciones pueden ocurrir espontáneamente o pueden ser inducidas por agentes como la radiación.

Secuenciación: procedimiento de análisis de laboratorio que permite identificar la secuencia de letras en la información genética de los seres vivos.

Referencias bibliográficas

AA.VV. Use of linkage disequilibrium approaches to map genes for bipolar disorder in the Costa Rican population. American Journal of Medical Genetics, 67: 244-253.

AA.VV. An approach to investigating linkages for bipolar disorder using large Costa Rican pedigrees. American Journal of Medical Genetics, 67: 254-263.

AA.VV. Genetic mapping using haplotypes association and linkage methods suggests a locus for severe bipolar disorder (BPI) at 18q22-q23. Nature Genetics, 12: 436-441.

Tomado del folleto de la Oficina del Proyecto Bipolar, Universidad de Costa Rica
Apartado postal: 2060-1000, San Pedro de Montes de Oca, San José, Costa Rica
Teléfono: (506) 280-2013
Fax: (506) 207-3190

Contactos en Costa Rica

¿Cómo obtener ayuda?

Las personas con trastorno bipolar pueden contactar a la Asociación Costarricense para Trastornos Anímicos Recurrentes, ACOTAR. Esta asociación brinda apoyo a las personas con trastorno bipolar y a sus familiares.

Dirección: de la Corte Suprema de Justicia, 40 metros al sur.
Teléfono: (506) 233-7869

Consultas y correspondencia

Oficina del Proyecto Bipolar, Universidad de Costa Rica
Apartado postal: 2060-1000, San Pedro de Montes de Oca, San José, Costa Rica
Teléfono: (506) 280-2013
Fax: (506) 207-3190

sábado, septiembre 23, 2006

¿Estaré enamorado o no?

Para el diagnóstico de la enfermedad bipolar también es importante ser concientes, al menos, de los problemas que tenemos en nuestra interacción con los demás. Especialmente con los seres más próximos. ¿Vemos alguna variabilidad en nuestro estado de ánimo que pone en riesgo la relación? ¿A qué se debe la inestabilidad en la relación?

En mi caso, mi novia (ahora mi esposa) sufrió mucho con mi enfermedad. Cuando yo estaba bien ("normal"), o incluso eufórico (más cariñoso que de costumbre), todo marchaba de maravilla. Tenía planes para el futuro, miraba el mundo con optimismo.

Pero cuando tenía algún problema en otro ámbito, familiar o laboral en la mayoría de los casos, me tendía a deprimir. Entonces surgían las dudas, ya no me sentía atraído hacia ella. Pensaba de forma negativa. Mis silencios la desesperaban, y cuando abría la boca era sólo para empeorar la situación. Por ello, cuando mi negatividad era extrema, decidíamos terminar con el noviazgo.

Cuando pasaba la tormenta, y yo entraba en razón, la buscaba de nuevo. Lo volvíamos a intentar hasta que se hacía presente la nueva tempestad.

Así pasamos varios años... Hasta que ella se cansó. Pensamos que el rompimiento era definitivo, pero cuando descubrimos la enfermedad todo se aclaró. No era una relación "enfermiza", sino una buena relación afectada por una enfermedad que consiste en un desequilibrio químico del cerebro y que se manifiesta en fuertes cambios del humor debido a situaciones de estrés que nos desbordan.

Yo no era el culpable, era mi cerebro el que me traicionaba periódicamente. Yo la amaba (y la amo) pero esos "pensamientos locos" (como yo los llamo) me decían que no.

Una vez detectado el problema, buscamos la solución. Ir al psiquiatra y comenzar un tratamiento farmacológico fueron los primeros pasos. Ahora llevamos tres años felizmente casado, con problemas en la relación que son poco significativos.

De hecho, sólo nos hemos peleado cuando nos pusimos a dieta, porque pasar hambre afecta el estado de ánimo. Por lo demás, he tratado de compartir con ella mi proceso de adaptación a los medicamentos con los que hemos ensayado, y con frecuencia le cuento cómo me siento para evitar malentendidos.

¡La chingada cadena!

Los familiares que por casualidad lean el título de este post, identificarán rápidamente el dicho de la abuela. Su sabiduría era inmensa. Con esa expresión, que ella utilizaba en momentos de crisis familiar, se sintetiza una verdad que era (y es) un tabú familiar: hay problemas que se repiten en cada generación.

El factor genético de la enfermedad

Muchos piensan que es casi imposible llegar a un diagnóstico 100% seguro sobre el trastorno bipolar. Tendemos a engañarnos y pensar que todos padecen momentos de euforia y de tristeza. Es verdad, son sentimientos humanos, pero en nuestro caso son exagerados. Un episodio de euforia puede llevarnos a comprar cosas que no necesitamos o a comportarnos de forma arriesgada en otros ámbitos de la vida. La tristeza puede matarnos.

Entonces, uno de los elementos más importantes para determinar si se tiene o no la enfermedad es la historia familiar. Es necesario saber si algún antepasado o miembros de nuestra familia extensa (primos) padecen o padecieron los síntomas de la enfermedad.

En mi caso, una tía (hermana de mi madre) fue diagnosticada con la enfermedad y, tristemente, su desenlace fue trágico. Mi tía se quitó la vida. Tengo un primo, también de mi familia materna, que ha sido diagnosticado como Bipolar I. Tengo bastante evidencia para suponer que mi querida madre también padece la enfermedad.

De hecho, me di cuenta que yo la padezco porque leyendo artículos psiquiátricos, para entender a mi madre, llegué a la conclusión de que mis propios problemas personales podrían explicarse por variaciones de ánimo. La depresión me había dañado, casi irreparablemente, mi relación sentimental. La euforia, traducida en excesivas reacciones, me estaba afectando en las relaciones laborales.

Si en algo hay evidencia certera, es en la base genética de la enfermedad. Si alguno de nuestros progenitores es bipolar, hay una alta probabilidad de que nosotros o alguno de nuestros hermanos lo sea. Es una alta probabilidad respecto a la que tendría alguien que no tiene dichos antecedentes familiares.

La expresión "la chingada cadena" expresa, a lo mejor sin saberlo, la heredabilidad del gen bipolar (o genes, en plural, pero todavía no han concluido su investigación los expertos). Por momentos me ha parecido una frase fatalista, pues pareciera que la "cadena" no se puede romper, y nos sigue esclavizando. Sin embargo, pienso que los avances de la ciencia nos dan la oportunidad de entender la enfermedad y controlarla. En un futuro no muy lejano, a lo mejor, nos ayuden también a curarla.

Sobre este factor genético, que luego requiere de la interacción de un medio ambiente adverso (situaciones de alto estrés) para manifestarse, pueden contarse muchas historias interesantes. Las dejaré para más tarde.

Objetivos de este nuevo BLOG o bitácora

Mi nombre no tiene importancia. Lo que interesa es mi historia personal y cómo ella puede ayudar a otras personas que padecen la misma enfermedad que yo.

Hace más de tres años me enteré de que tengo una peculiar enfermedad mental: el trastorno bipolar. ¿Cómo llegué a esa conclusión? ¿Cómo ha cambiado mi vida desde entonces? ¿Qué hago para mantenerla bajo control y evitar que ella me controle? Esas son algunas de las preguntas que responderé a lo largo de esta bitácora.

Espero que este espacio virtual en el que compartiré parte de mi vida con los lectores, ayude a comprender mejor esta enfermedad crónica que necesita de mucha disciplina para ser "domesticada". Tomar los medicamentos es sólo una parte del tratamiento. La terapia cognitiva es un buen complemento (ver libro recomendado) y es necesario el apoyo de un grupo (como este grupo virtual que podría empezar ahora mismo). La comprensión de la familia y amigos, de los seres queridos, es deseable, pero en algunos casos la misma enfermedad ha destruido dichos vínculos afectivos, por lo que somos nosotros los que debemos comprensión a ellos.

Entonces este blog servirá para contar mi experiencia, pero está abierto al testimonio de otras personas, que como yo, se levantan todos los días con el firme propósito de ser "normales". Es también para otros que han tomado conciencia de sus dones, especialmente en la fase maníaca, y de sus miserias, cuando se cae en depresión.

El objetivo no es mostrar autocompasión. Para nada. La idea es compartir y aprender de la experiencia de otros como nosotros. Gente creativa, trabajadora, honesta, que a veces siente que puede conquistar el mundo, y que por momentos cree que todo el mundo está contra ella.

Espero que surjan consejos prácticos, sobre las reacciones secundarias a los medicamentos, por ejemplo. Sobre cómo llevar la relación con nuestra pareja. Sobre cómo el ejercicio, la dieta, el buen dormir, y la disminución de las situaciones de estrés pueden ayudarnos a vivir una vida plena. Una vida sin miedos, sin muchos altibajos.

Los invito a dejar sus comentarios. Si tienen sugerencias de artículos, vínculos, libros, medicamentos o terapias, pueden enviarlos como comentarios. Luego subiré como POST aquello que me parezca más útil. Saludos.

lunes, septiembre 18, 2006

Libro sobre el Trastorno Bipolar

Libro recomendado

C. Newman, R. Leahy, A. Beck, N. Reilly-Harrington, y L. Gyulai han publicado en castellano el libro titulado El trastorno bipolar. Una aproximación desde la terapia cognitiva.

El libro fue editado por PAIDOS (Barcelona, 2005) como parte de su serie sobre psicología, psiquiatría y psicoterapia. En Centro América cuesta unos US$30.00

Contraportada

"Este volumen ofrece al profesional de la salud mental una introducción práctica y completa a la psicoterapia cognitiva aplicada al tratamiento del trastorno bipolar, una enfermedad devastadora que hasta hace poco se ha tratado básicamente con medios somáticos. También examina la colaboración entre psicoterapia cognitiva y la farmacoterapia, y ofrece directrices muy explícitas para afrontar las dudas y los temores de los pacientes en relación con la medicación.

Los autores presentan numerosas técnicas para el tratamiento de los estado hipomaníacos y maníacos. También abordan la aplicación de las técnicas tradicionales de la psicoterapia cognitiva para combatir la amenaza del suicidio, tan presente en este trastorno. Reconociendo que el trastorno bipolar afecta a familias enteras, se explican métodos para ayudar a los familiares de los pacientes a colaborar con más eficacia en su tratamiento. E igualmente se aborda el tema, delicado, pero muy importante, de la estigmatización y sus efectos en la vida y el tratamiento de las personas afectadas. Se trata de un texto fundamental que ofrece al profesional un conjunto de técnicas y consejos para que pueda aumentar la moral, la autoestima, la esperanza y la constancia de los pacientes por medio de una sólida relación terapéutica."

www.paidos.com

viernes, septiembre 15, 2006

Información general sobre el trastorno

LOS FACTORES MÁS IMPORTANTES

• El Trastorno Bipolar es una enfermedad que afecta por lo menos a dos millones de Estadounidenses en cualquier momento.
• El Trastorno Bipolar es una enfermedad tratable.
• El Trastorno Bipolar es una enfermedad crónica que dura de por vida y requiere de constante tratamiento médico. A menudo ésta enfermedad ocurre de nuevo porque la gente deja de tomar sus medicamentos prescritos.
• El Trastorno Bipolar es a menudo asociado con el abuso de drogas, fumar, alcoholismo u otras adicciones.
• El Trastorno Bipolar puede causar un comportamiento destructivo e irresponsable.
• El Trastorno Bipolar no es bien diagnosticado.
• Cuando el Trastorno Bipolar no es tratado, puede llevar a una psicosis.
• Cuando el Trastorno Bipolar no es tratado, puede llevar al suicidio.

¿QUÉ ES EL TRASTORNO BIPOLAR?

• El Trastorno Bipolar también es conocido como psicosis maniacodepresiva.
• El Trastorno Bipolar es caracterizado por los episodios depresivos que son reemplazados ocasionalmente por episodios maníacos de euforia irracional, grandiosidad y conducta impulsiva.
• El Trastorno Bipolar es una enfermedad que daña gravemente el funcionamiento de uno en el trabajo y/o en la escuela, la vida en familia y las relaciones sociales. Si es dejado sin tratamiento, el Trastorno Bipolar tiende a empeorar y pueda convertirse en psicosis.

¡El TRASTORNO BIPOLAR NO ES!

• El Trastorno Bipolar no es una enfermedad que probablemente se mejore por sí sola.
• El Trastorno Bipolar no es una indicación de debilidad en la personalidad ni es un defecto de carácter.
• El Trastorno Bipolar no es la culpa de nadie.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL TRASTORNO BIPOLAR?

El Trastorno Bipolar se manifiesta alternando entre episodios depresivos y maníacos.

Los síntomas del episodio depresivo pueden incluir:
• Desesperanza
• Desamparo
• Tristeza
• Dormir mucho o muy poco
• Pérdida del deseo sexual
• Llorar por ninguna razón aparente
• Aislarse de la gente
• Pérdida de motivación
• Pérdida de interés en la apariencia física personal
• Pérdida de interés en actividades que alguna vez fueron de su interés
• Pensar en uno como un fracaso
• Baja auto estima
• Criticarse uno mismo frecuentemente
• Echarse la culpa a uno mismo
• Ser pesimista sobre el futuro

Los síntomas de episodios maníacos pueden incluir:
• Auto estima inflada o grandiosidad
• La necesidad disminuida del sueño
• Más hablador que lo usual
• Vuelo de ideas
• Discurso presionado
• Distracción
• Irritabilidad
• Impaciencia
• Agitación psicomotora
• Aumento en actividad dirigida a metas
• Aumento en conducta arriesgada
• Aumento en indiscreciones sexuales

¿CUÁL ES LA CAUSA DEL TRASTORNO BIPOLAR?

• Genética (viene de las familias)
• Desequilibrios en sustancias químicas que modulan la función del cerebro
• Tensiones de eventos en la vida pueden provocar la enfermedad en individuos susceptible

MEDICAMENTOS

Normalmente el Trastorno Bipolar es tratado con estabilizadores de humor como Lithium y Depakote. Los estabilizadores de humor son usados para tratar los episodios maníacos de la enfermedad y para evitar más episodios de humor.

Los antidepresivos son usados para tratar los episodios depresivos de la enfermedad. Sin embargo, si se usan solos, ellos pueden causar a veces episodios maníacos. Para evitar esto, generalmente se prescriben los antidepresivos en combinación con un estabilizador del humor. Hay tres tipos diferentes de medicamentos anti-depresivos: Tricyclic, MAOIs y SSRIs. Los SSRIs son generalmente el tratamiento elegido porque ellos tienen menos efectos colaterales.

ADVERTENCIA: nunca se automedique. Únicamente un médico especializado, es decir, un psiquiatra, puede prescribir este tipo de medicamentos.

PSICOTERAPIA

La psicoterapia puede ser un instrumento valioso al enfrentar el Trastorno Bipolar. La psicoterapia puede ser conducida individualmente o en grupos. Usualmente la psicoterapia brinda apoyo ayudando al paciente con un mayor número de habilidades para sobrevivir y educación sobre el Trastorno. La participación en grupos de apoyo también puede ser muy útil para lidiar con esta enfermedad.

¿QUÉ HACER SI USTED SUFRE DEL TRASTORNO BIPOLAR?

Si usted piensa que necesita ayuda, usted tiene una de estas opciones:
• Hable a su Doctor de Cuidado Primario (médico de familia).
• Llame al Centro de Salud Mental más cercano a usted.
• Llame a la línea directa de Salud Mental de HIP al 1-888 447-2526. Esta información es para los que viven en los EE.UU.
• ¡No sienta que usted tiene que sufrirlo solo. Es tiempo de obtener ayuda!
• Comprenda que el Trastorno Bipolar es una enfermedad crónica que requiere de constante cuidado médico.
• Siga las directivas del tratamiento, siga tomando los medicamentos de acuerdo a lo prescrito y mantenga las citas de seguimiento.
• Aprenda a reconocer las señales del comienzo de cualquiera de los episodios depresivo o maníaco y busque tratamiento.
• Sea constante y proactivo en su tratamiento. Recuerde que el tratamiento puede ayudar pero sólo usted puede hacer la diferencia.
• Edúquese sobre esta enfermedad.
• Participe en grupos de apoyo.

Recuérdese constantemente a sí mismo:
• ¡Usted no está solo/a!
• ¡No es su culpa de que usted sufra de Trastorno Bipolar!
• ¡No hay por qué avergonzarse de pedir ayuda!
• La ayuda está disponible. Más del 80% de la gente que sufre de Trastorno Bipolar se mejora!

INFORMACIÓN SOBRE GRUPOS DE APOYO Y APOYO EN-LÍNEA

Los grupos de ayuda pueden ser tremendamente útiles para la gente que sufre de Trastorno Bipolar. Primero, ellos comunican el mensaje de que a pesar de los sentimientos que evoca la enfermedad uno no está solo. Ellos nos dan la oportunidad única de conocer e interactuar con otros con la misma enfermedad y de aprender sobre distintas maneras de enfrentarse con ella. Finalmente, los grupos de apoyo también proporcionan información importante sobre la enfermedad.

Grupo de Apoyo de Trastornos de Humor de la Ciudad de Nueva York (MDSG). Esta información es para los que viven en los EE.UU.

MDSG es una organización sin fines de lucro, de auto ayuda, que sirve a individuos con Trastornos de humor y los miembros de sus familias. MDSG conduce grupos de apoyo, reuniones de discusión, conferencia y publica un boletín.

Póngase en Contacto con MDSG:
• Teléfono: 212 533-6374
• Correo: The Mood Disorders Support Group,
P.O. Box 30377
New York, NY 10011
Correo Electrónico: info@mdsg.org
• Sitio WEB: www.mdsg.org

Grupo En-línea de Apoyo para Trastorno Bipolar (BDOSG)
BDOSG es una organización dedicada a proveer información y recursos educativos sobre el Trastorno Bipolar en la Internet.
Póngase en Contacto con BDOSG:
• Correo Electrónico: webmaster@moodswing.org.
• Sitio WEB: www.moodswing.org

National Depressive and Manic-depressive Association (NDMDA).
NDMDA es una organización con 275 Capítulos. Esta organización está dedicada al apoyo mutuo y la educación para las personas con Trastornos de humor y sus familias.
Póngase en Contacto con DBSA:
• Télefono: 800 826-3632
• Correo: Depression and Bipolar Support Alliance (DBSA)
730 N. Franklin, St. Suite 501
Chicago, IL 60610
Sitio Web : www.dbsalliance.org

LECTURAS SUGERIDAS

• Trastorno Bipolar: A Guide for Patients and Families, by Frances Mark Mondimore M.D. (1999). Baltimore: Johns Hopkins University Press.
ISBN: 0801861187

• Gane la Batalla: The 3-Step Lifesaving Formula to Conques Depression and Bipolar Disorder, by Bob Olson and Melissa Olson (Contributor). (1999). Worchester, MA: Chandler House Press.
ISBN: 1886284318

• El Niño Bipolar: The Definitive and Reassuring guide to Childhood’s Most Misunderstood Disorder, by Demitri F. Papolas MD and Janice Papolas. Broadway Books.
ISBN: 0767903161