jueves, octubre 28, 2010

Meditación 101, segunda parte

El jueves pasado fuimos de nuevo, con mi esposa, a las clases de meditación. Ahora la Dra. se enfocó en el concepto de mindfulness que he tocado brevemente en posts anteriores. Ella distinguió entre lo que es una técnica de meditación y su significado más filosófico.

Mindfulness como técnica de meditación

Es concentrarse en el aquí y el ahora. Eso nos ayuda a evitar los sentimientos y pensamientos de culpabilidad o arrepentimiento respecto al pasado, y también a evadir las ideas sobre el futuro que nos provocan ansiedad. Sólo debemos enfocarnos en el presente, que es lo manejable, lo que podemos cambiar.

Cuando lo explicaba venía a mi menta la famosa Oración de la Serenidad atribuída a Sn. Fco. de Asís (parece que el autor verdadero es el teólogo y pastor estadounidense Reinhold Niebuhr, 1892-1971) y utilizada por grupos como AA:

"Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo cambiar y la sabiduría para conocer la diferencia; viviendo un día a la vez, disfrutando un momento a la vez; ..."

Entonces, como técnica se utilizan diversas estrategias para que durante la meditación podamos mantener la atención en nuestra respiración, o en una visualización imaginada. Usamos una de un lago apacible donde tiramos piedras con algún significado y observamos las ondas que producian en el agua...

Otro punto importante es reconocer y dejar pasar los pensamientos que generan esa ansiedad por el futuro o arrepentimiento por el pasado, con una simple frase que los minimice, como esta: "sólo estoy planificando, o juzgando..." ¡Es como dejar pasar al toro, en lugar de tomarlo por los cuernos!

Mindfulness como filosofía

Le pregunté a la Dra. sobre este aspecto, pero prefirió no profundizar mucho porque no quería que pensáramos que ella estaba proponiendo al budismo como alternativa religiosa... Sólo dijo que uno de los elementos fundamentales es el no juzgar. Ver lo que ocurre a nuestro alrededor y a las otras personas como lo que son, no como lo que quisiéramos que fueran.

En el video anterior que les compartía el monje budista francés explica algo de esto.

lunes, octubre 18, 2010

Pensamiento para reflexionar

"No tengas miedo a la VIDA,
piensa que vale la pena VIVIRLA,
y creer esto te ayudará a que se haga REALIDAD."

William James


sábado, octubre 16, 2010

viernes, octubre 15, 2010

Meditación 101

¡Lo hice! El jueves fui a mi curso introductorio en meditación. Aquí les comparto lo que aprendí.

1. La meditación, desde el punto de vista médico, es una herramienta para contrarrestar el estrés de la vida. En este sentido, se entiende como relajación.

El punto de los médicos es que el estrés es verdaderamente dañino para la salud. Demostrado. Era un mecanismo de supervivencia en la sabana africana cuando eramos cazadores y recolectores, pero ahora hay muchos factores de la vida moderna que nos estresan, pero ese estrés no nos lleva a ningún lado. Sólo hacia la enfermedad. ¡Vaya si lo sabemos los que padecemos la condición bipolar!

2. La meditación requiere de técnicas. No es necesariamente algo propio de una religión (Zen o Budismo). Aunque debemos reconocer que Oriente tiene mucho que enseñarnos a los occidentales al respecto. Así que todos podemos aprender a meditar, sin importar nuestras creencias. Es algo tan vital como hacer ejercicio y comer de forma balanceada.

3. Se ha comprobado que la meditación tiene efectos importantes en nuestra salud. ¡Tiene poder para curar! Baja la presión, previene la intoxicación que provoca el estrés debido al cortisol, epinefrina, norepinefrina, etc. Todo lo malo que provoca el estrés: depresión, diabetes, obesidad, ansiedad, insomnio, adicciones, puede ser contrarrestado por la meditación. La meditación incluso nos eleva el nivel de protección inmunológica de nuestro cuerpo (lo contrario, el estrés, lo baja y por eso nos enfermamos cuando estamos estresados).

4. Practicar la meditación es sencillo. No requiere de grandes conocimientos, pero sí de constancia y práctica. Por eso es importante recibir algún curso que nos provea de consejos para empezar y avanzar poco a poco. Como cuando retomamos una rutina de ejercicio.

5. Puntos básicos: podemos iniciar con 10 minutos de meditacion al día, durante 4 semanas. Se ha demostrado que cuando una persona logra meditar 20 minutos diarios, durante 8 semanas, ya se notan cambios en su cerebro, y empieza a mejorar gracias a menores niveles de estrés.

No hay una sóla posición para meditar. Se recomienda hacerlo sentados, de manera cómoda, y con los ojos cerrados para evitar distracciones visuales. La respiración es clave. Incluso sirve de método para relajarse: uno se concentra en su respiración, la escucha y la siente. Además, hay que dar más tiempo a exhalar (sacar el aire) que a inhalar (respirar). Mejor si lo hacemos desde nuestro vientre.

Otra técnica de relajación es hacer una revisión mental de nuestro cuerpo, desde los dedos de los pies hasta la cabeza. También se puede contar o visualizar algo en la mente. Si nos distraemos con algún pensamiento, pues podemos regresar a la técnica, ya sea contar, respirar, o visualizar. No pasa nada.

Eso es todo por el momento. Los dejo, para quienes entienden inglés, con esta excelente charla dada en Google por un monje budista francés, que explica las bondades de la meditación. ¡Disfrútenlo y aprendan!

lunes, octubre 11, 2010

Poner atención en el Aquí y el Ahora y su efecto sanador

La empresa Google ha invitado a uno de los expertos en Meditación y Mindfulness, Dr. Jon Kabat-Zinn, para que les explique sus efectos positivos, no sólo en la reducción del estrés, sino también (o, en consecuencia) en la curación del cuerpo, incluídos el cerebro-mente. Me pareció muy interesante y convincente, incluso para un escéptico como yo. De hecho, este jueves empezaré un curso de 4 semanas de entrenamiento en esto. Ya les contaré!

sábado, octubre 09, 2010

Buscando ayuda: ¿Psiquiatra o Psicólogo?

Llevo varios meses queriendo avanzar en diversas áreas de mi vida, pero me cuesta... Especialmente porque no duermo bien, y eso me afecta el resto del día, debido a la falta de concentración. La frustración a veces se convierte en depresión.

Estoy muy conciente de lo que me pasa y quiero estar bien, sobre todo ahora que voy a ser papá. Pues, no quiero que el estrés normal de tener a un recién nacido en casa me "saque de mis casillas". Además necesito ser más productivo, pues se vienen gastos importantes: pañales, leche, etc...

Así que hace un mes empecé a buscar un psicólogo que me ayude a estar mejor. Encontré a una Dra. (porque ese es el nivel de educación que se les exige en los EE.UU.) cerca de mi casa, y tuvimos una primera sesión. Todo bien. Me pareció apropiada para mí. Me dijo que debo profundizar en el tema de mindfulness para poder concentrarme. Le conté todos mis antecedentes.

Lamentablemente, esta semana que me tocaba la segunda sesión, la misma no se pudo realizar por problemas con el seguro, que al final de cuentas no cubre los servicios de esta clínica (aunque al principio me habían dicho que sí). Así que ahora debo buscar a una nueva persona.

Esto me frustó y me generó cierta ansiedad. Pues, siempre es desgastante buscar a alguien apropiado, especialmente cuando no hay quien te puda dar alguna referencia. Finalmente, conseguí una cita con otro Dr., éste sí es psiquiatra, para que me evalúe y a lo mejor me invite a participar en un estudio que están haciendo. Ya les contaré... Por ahora debo esperar más de un mes para dicha evaluación.

Me gustaría preguntarles si ustedes ven a un psiquiatra o psicóloga, o ambos (!?), y cómo les parece. ¿Cuál es la diferencia en el tratamiento?