lunes, febrero 07, 2011

Condición "afectiva" o del "estado de ánimo"...?

Hoy recibí un comentario muy interesante de una nueva amiga lectora, desde España:

"El trastorno bipolar no es un trastorno afectivo, es un trastorno del estado de ánimo (TEA)..."

Me parece acertado y apropiado dicho comentario, pues el trastorno o condición bipolar NO nos imposibilita para la afectividad. De hecho, creo que nos predispone a amar o, por el contrario, a odiar con mayor intensidad.

Ciertamente, los polos ocurren en el estado de ánimo: tristeza o alegría, es decir, depresión o manía (euforia).

La verdad, no recuerdo de dónde adopté lo de trastorno "afectivo" bipolar. Aunque no creo que haya sido de una ligera traducción del inglés al castellano, como a veces ocurre entre "bipolar disorder" y "trastorno bipolar", como sería el caso de "desorden bipolar". No es lo mismo.

En inglés casi siempre dicen "mood disorder" que sería "trastorno del ánimo". Habrá que revisarlo, pero creo que nuestra amiga Melodi, de Málaga, tiene razón. Nos ha invitado a visitar su BLOG literario en:

http://insolitadimension.blogspot.com/

En consistencia con este aporte y otro previo sobre lo anacrónico del término "maníaco-depresivo" he decidido cambiar el título del BLOG y el subtítulo. ¡Gracias por sus aportes y comentarios!

4 comentarios:

Rodolfo Ernesto Vides Alegría dijo...

¿Qué hay cuando no es odio sino indiferencia total? Verdaderamente no odio nada ni a nadie. ¿Estaré demasiado "epivaleado" (Epival ER)?

Isabel Samayoa dijo...

Hola, yo la verdad ya no se que hacer me frustro mucho al ver a mi papá con esta enfermedad. Me encantaria encontrar ayuda para el y para mi. Para el para que aprenda a vivir con esta enfermedad de una mejor manera. Y para mi para saber que puedo y debo de hacer cuando le dan sus ataques de cambio tan drastricos... Ayuda por favor..La necesito.

Blog salud mental dijo...

Totalmente de acuerdo las palabras tienen un peso que en ocasiones es demoledor.

Felicidades por el blog.
Saludos.

César M.

Anónimo dijo...

El manejo de un lenguage acorde a los tiempos es vital, las palabras tienen poder de convocar o disperzar, por ejemplo "maniaco" es en nuestro contexto o por "fatiga", sinonimo de enfermo.